fbpx

La adicción al pensamiento

Primero comencemos con la definición de adicción:

«La adicción es el hábito que domina la voluntad de una persona. Se trata de la dependencia a una sustancia, una actividad o una relación.»

Dicho esto, podemos decir que pensar es una adicción.

¿Por qué? Por que así como para una persona adicta le seria muy difícil o incluso imposible dejar de consumir durante un tiempo determinado, lo mismo pasaría con nosotros si nos planteáramos dejar de pensar.
Lo máximo que duraríamos serian segundos o con suerte minutos hasta que comiencen a filtrarse los primeros pensamientos.

¿Está mal pensar? Para nada, somos seres que vivimos en un mundo concreto, que necesita ser pensado para existir, lo óptimo sería tener un pensamiento funcional a lo que hacemos y coherente con nuestro pensar y sentir, pero muchas veces (el 95% de las veces) no es así y el hacerlo nos genera estrés.

El problema no está en que continuamente estemos creando pensamientos, sino en como nos enganchamos a cada uno de ellos, llevándonos a paranoias, enrosques, celos y demás, y a enormes distracciones que nos desconectan totalmente del presente que vivimos.

En vez de disfrutar el baño que nos estamos dando, nos enganchamos en el pensamiento de lo que vamos a comer. En vez de disfrutar la comida, nos enganchamos en pensamientos del trabajo. En vez de estar conectados/as a nuestro trabajo, nos enganchamos en el pensamiento de serie tenemos ganas de ver.

Cuando el pensamiento aparece, surge la libertad de decidir si engancharnos o soltarnos de Él.

Creemos que para resolver una situación tenemos que «sobre-pensar» en ella, y eso muchas veces termina siendo contraproducente, porque dejamos de ser observadores del problema (capacidad de ver todo el panorama desde afuera), para «ser» el problema (perder objetividad y entrar en el rol de víctimas frente a Él).

¿Se han dado cuenta que cuando una situación a resolver te inunda completamente y no podés parar de pensar en ella, es complicado encontrar la solución? Son esos los momentos donde tenemos que darnos un respiro, detenernos, detener el flujo de pensamientos un minuto y dejarnos en paz. Les puedo asegurar que después de vaciarnos y resetearnos la mente estará mucho mas abierta para encontrar soluciones, porque estas siempre estuvieron allí, esperándonos, aunque nuestros pensamientos no nos permitieran verlas y experimentarlas.

Hacerlo es simple y hay varias maneras:

  • Salir hasta el jardin de tu casa, teniendo como pauta no pensar en el problema y activando los cinco sentidos (Que olores hay en el camino? Que sensaciones percibe mi piel (viento, brisa, frío), que puedo escuchar que nunca escucho (pájaros, sonidos lejanos), que veo al levantar al cielo mi mirada?.
  • Meditar 5 minutos
  • Darse una ducha presente (estando conciente de las sensaciones de estar bajo el agua)
  • Cocinar
  • Tocar un instrumento
  • Etc, etc, hay miles de maneras, siempre teniendo en cuenta el activar los cinco sentidos.

¿Cual es la tuya? Contame en los comentarios!!

Espero que les haya gustado el artículo, comenten y compartan, a mi me ayuda mucho saber que a la gente le sirve lo que pueda escribir y me motiva a seguir escribiendo.

Las/los invito a mi Instagram donde subo recomendaciones de libros, películas y artículos: https://www.instagram.com/adrian_espasandin/

Seguime!

Adrian Espasandin

Apasionado del arte, del teatro y del coaching
Adrian Espasandin
Seguime!

Latest posts by Adrian Espasandin (see all)

Dale "Me gusta"!
Compartilo con tus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hablame por Whatsapp!
Escribime por whatsapp por cualquier consulta
Powered by